¿Conoces los beneficios de atender al paciente en el Hogar?

La Organización Mundial de la Salud la (OMS) señala que «Los servicios de salud por parte de cuidadores formales o informales, en el hogar, tiene como fin promover, restablecer o mantener el máximo nivel de confort, funcionalidad y salud…»

El atender a un paciente en el hogar, reduce el reingreso al hospital, además de disminuir el costo de funcionalidad, según un estudio realizado en Virginia, Estados Unidos, donde se indica que al menos hay un ahorro del 18% al 75%.

Una de las principales ventajas para los pacientes en casa, es que se efectúa en un mejor lugar terapéutico, manteniendo al paciente en su entorno familiar, a la vez de que se proporciona una atención integral, más humanizada y se disminuyen los riesgos de infecciones nosocomiales (1).

En un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 55 hospitales, se demostró que un promedio de 8.7% de los pacientes hospitalizados, presentaba infecciones nosocomiales, es decir, que al menos más de 1.4 millones de personas alrededor del mundo sufren complicaciones por infecciones contraídas en el hospital.

El calor del hogar

Bien dice el dicho popular, “nada como el calor del hogar”. Y es que cuando uno se siente mal, en lo primero que piensa es en poder llegar a casa, tomarse algo que reconforte y acostarse en la cama, rodeado de los seres queridos.

Esta situación se aplica perfectamente a cualquier paciente. Sin importar la edad ni la condición.

Por otro lado, los mismos familiares que se involucran en el cuidado del paciente, se sienten más cómodos y confortables estando en su espacio. La realidad es que los hospitales, clínicas y centros de salud, son lugares que pueden ser percibidos como fríos, se asocian a enfermedad y generan incomodidad.

Adicionalmente, involucrar a la familia en el proceso es de suma importancia, porque son el mejor soporte emocional para la persona enferma.

Atender al paciente en el hogar, también permite la utilización de la terapia familiar como verdadera arma complementaria y, en ocasiones, de primera línea en el abordaje clínico-terapéutico de cualquier paciente.

El trabajo con la familia brinda una ayuda formidable en la solución de múltiples problemas de salud individual y colectiva, ya que los problemas familiares repercuten en el cuadro clínico.

Beneficios de atender a un paciente en el domicilio:

  • Evitar estancias prolongadas, innecesarias y costosas.
  • Internado en domicilio, el riesgo de adquirir infecciones intrahospitalarias es mínimo.
  • Reducir significativamente el estrés al paciente y a su familia.  En ciertos tipos de padecimientos, los pacientes tienden a evolucionar de manera más positiva y a sentirse más animados permaneciendo en sus hogares. Esto facilita también a las familias el estar cerca de sus enfermos con menos complicaciones de traslados.
  • Se reducen costos asociados a pagos de estacionamientos, comidas, ausentismo laboral, etc.
  • Ofrecer atención profesional, especializada e individualizada. Aún estando hospitalizado, en ocasiones, el paciente no siempre puede estar monitoreado ni por aparatos ni por personal de enfermería las 24 horas.  

(1) Infecciones Nosocomiales: son infecciones adquiridas durante la estancia en un hospital que no estaban presentes ni en el período de incubación ni en el momento del ingreso del paciente en el centro sanitario.